Una ciudad única en el mundo, con una belleza inconfundible, diferente a todas las demás. Donde uno se  adentra en otro mundo  salpicado de góndolas y canales.  Los cinco días que pasé fotografiando sus calles, puentes y edificios, me dejaron totalmente maravillado.